Analytica

Solución suicida

El Mensaje

ANALITICA15-13

En 1980 en el disco “The Blizzard of Ozz”, Ozzy Osbourne lanzó un sencillo llamado “Solución Suicida” a la memoria del fallecido cantante de AC/DC, Bon Scott. Algunos años después, la banda del ex V8 Osvaldo Civile (hoy difunto), debutó con el disco “Oíd mortales”, el cual contenía un tema que lleva un título idéntico. Sorprendentemente, ninguna de las 2 canciones está relacionada directamente con el suicidio como una forma viable de resolver un problema. Tanto es así que cuando John McCollum cometió suicidio a los 19 años, en 1984 y escuchando un disco de Ozzy, se reveló el verdadero significado de la canción: los autores escribieron la letra utilizando la palabra “solución” en el sentido de una sustancia disuelta en un líquido (V. Gr. solución salina), no en su acepción referida a la forma de resolver un problema. Esto fue así en alusión al alcohol que causó la muerte de Bon Scott.    

Sin embargo, en una primera lectura, el título de las 2 canciones es contundente ya que refiere a una forma trágica y evitable de resolver un problema, típicamente asociado a la imposibilidad contemplar otras alternativas; aunque éstas estén disponibles.

En Analytica creemos que, de cara a los próximos meses y especialmente durante 2020, se producirá, de no mediar un cambio drástico en el mercado internacional de capitales, un faltante de dólares en el mercado de cambios debido principalmente al comportamiento de la cuenta capital. A su vez, si la gestión de turno decide resolver el desequilibrio exclusivamente vía precios, mediante una devaluación nominal, estará optando por una solución suicida. Los niveles de inflación a fines de 2019 estarán en torno al 40-45%, 20 puntos por encima de lo observado a mediados de 2018 cuando las autoridades “soltaron” el tipo de cambio para contener la fuga de capitales que se desató luego del “sudden stop” que afectó a varios emergentes. El orden de magnitud del desequilibrio que esperamos para 2020 requeriría una corrección similar a la observada en 2018, que se puede ilustrar con una caída del 25% del PIB en dólares corrientes. Esto es, mismo desequilibrio, pero con mayor inflación.

El instrumento no sólo es inadecuado teniendo en cuenta la naturaleza del problema, asociado a decisiones de portafolio, sino también es inconveniente si observamos la coyuntura: una medida de esa naturaleza nos conduciría a un régimen de alta inflación. Más aún, teniendo en cuenta el comportamiento anticipatorio de los mercados, la postura de los funcionarios de Cambiemos alienta la dolarización hoy mismo, ya que si M. Macri resultara reelecto es probable que opte por una devaluación. Esto es así ya que en sus discursos deja ver que cree en el mecanismo de precios como única posibilidad para resolver los desequilibrios de mercado. Por otro lado, la posibilidad de que C. F. de Kirchner resulte electa induce a una dolarización hoy ya que el mercado descuenta un masivo “sell-off” el día después de las elecciones.

Los dichos del presidente contra “los parches, controles y cepos” sugieren una solución suicida para resolver el faltante en el mercado de cambios si Cambiemos ganara las elecciones. Por otro lado, la obstinación del gabinete en implementar un ajuste ortodoxo, según las declaraciones del ex – FMI C. Loser por encima de lo que requiere el propio organismo, hacen subir a C. F. de Kirchner en las encuestas, lo que también sugiere una devaluación futura.

ANALITICA15-02

A modo de conclusión

La postura ortodoxa del Gobierno induce a la actual dolarización de portafolios. Esto es así ya que sugiere una “solución suicida” al conflicto latente en el mercado de cambios. Al mismo tiempo, debido a los efectos sobre los niveles de actividad y precios, mejora el desempeño electoral de la oposición, la cual tiene el mote de “anti-mercado”.

 ANALITICA15-04